Seguidores, bienvenidos. Preparados que la función va a comenzar...

lunes, 22 de marzo de 2010

Doña Amparo de las compotas


Fue cuando metí la lengua al frasco, de esos de mayonesa. Sí, de los medianos. Ándale, de esos meros, de los que nos regaló el gobierno. Dizque traían conservas de chabacano algunos; otros membrillo; otros más de dátil; otros tantos de nanchi. Ahí nos tienes a todos arremolinándonos con tal de que nos dieran uno de cada uno. Estábamos todos los del ejido, menos Amparo, que de Dios goce. Traiban también unas cobijas que pa´l frío. Hazme el mondrigo favor, estábamos en plenos calorazos, era el mes de mayo. Lo recuerdo ahora porque fue en esas mismas fechas cuando se nos murió la que hice mención endenantes. Total, ahí estábamos todos con el griterío. "Dame una cobija y una despensa de mandado", "a mí unos frascos de dátil, los demás ya me los distes", "yo sólo quero la cobija pa´ mí y échame otra pa´ tapar a la virgen porque le está dando todo el sol". Todo iba bien. Se bajó uno mal encarado de la troca, mientras los demás iban aventando las cosas, a naiden le daban en la mano lo que pedía. Parecíamos leprosos o de esos enfermos a los que no se les acerca siquiera la sombra. Amparito no quiso ir que´s que pa no dejar sola la casa. Temía que alguien se fuera a meter, y cómo no, si el diablo nomás anda viendo haber quién se descuida. Aquel mal encarado se subió y de pronto le metieron el huarache al acelerador de la troca y nos dejó como fantasmas de tierra. Ahí andábamos después como meros pordioseros con cobija y compota nueva. Digo, los que alcanzamos cobija y conserva. Los demás se agarraron a chiflarle la madre al conductor y a sus achichincles. Después fue todo un lío encontrar a doña Amparo. Algunos dicen que la vieron allá en la revuelta pidiendo una despensa porque no tenía ni frijoles siquiera, pero la hubieramos visto todos. La buscamos en las demás casas, capaz que le entró el miedito y se fue a buscar refugio. Yo le traía algunos frascos aún sin abrir. "Doña Amparito, doña", le empecé a gritar como loco y nada que aparecía. Entonces ahí es cuando te digo que abrí un frasco y metí la lengua pa´ probar el membrillo. La sorpresota que me llevé al ver que estaba todo engusanado, no lo había visto bien porque la etiqueta lo tapaba todito. Abrí otro y lo mismo. Los de dátil estaban lamosos de tanta resolana que les pegó. Los de nanchi estaban acedos y ya ni pa que menciono los otros. Total, que me encaminé a la fosa. Sí, a la letrina pa tirar todito, excepto la cobija, porque esa, aunque apestosa a muerto, con una lavada en estafiate y gobernadora, se le quitaba el apeste. Tiré el primer frasco ahí donde tiro mis desperdicios del cuerpo. Sonó hueco, como un coscorrón. "Doña Amparito, que hace usted ahí metida". No me respondió nada. Flotaba, como si fuera una pelota de hule color carne. Pa´ luego fui a avisar a todos. Nadie se quería meter pa´ sacar a la difuntita, hasta que llegó uno de sus hijos y la amarró de la cintura con una soga. Podemos asegurar que ella no se aventó sola, estaba en silla de ruedas y el camino pa´ llegar a la fosa es de mucha piedra y arena. No pasan las ruedas de la silla. Alguien vió un bulto que la llevaba cargada y pensó que era su hijo, pero no. Éste llegó mucho después y casi se muere también con la noticia. "Yo creo que fue uno de los que venian regalando cosas, aprovechó la distracción y el griterío. El diablo ya ha matado a muchos como pa´ añustarle otro más, ¿no crees?, le dije a los de la patrulla, pero no me creyeron. Me llevaron al monte y arrancaron un cardón que aún tenía pitahayas, y con ese mero me empezaron a pegar. No me soltaron hasta que dije que yo había sido el que la mató. Desde entonces me la paso de un lugar pa otro. A veces en Santa María o en Los Lirios o en El sesenta. Es hora que no puedo ni quiero regresar al ejido, nomás de la pura vergüenza que me vayan a señalar las demás gentes. Aún conservo los frascos engusanados y rancios y, según sé, es tiempo que no se vuelve a parar la troca del gobierno allá en el ejido. No sé por qué.




Por Sergio Iván Ramírez Huerta

14 comentarios:

Janeth dijo...

Fascinante historia, las cosas que pasan, a veces no es bueno ser tan comedido, pero me quede con la duda quien la empujaria a Doña Amparito??

pekeña dijo...

muy buena la historia con ese lenguaje que usaban nuestros abuelos y donde desde aquel entonces el gobierno ya hacia de las suyas igual que la autoridad.

Morir ahogado en una letrina...¡¡que horror!!

saluditos

Pérola dijo...

Uma linda noite meu querido.
Se bem entendo um pouco de suas postagens vc fala de compotas?
Eu amo.
beijokas.

Karol_a dijo...

Muy buena, amena y a pesar de su drama, divertida, por la forma de escribirla, tal como quizá se habla en algún sitio, en algunas cosas me recuerda la forma de andalucía, es un escrito rico en cultura,y el drama de su fondo es profundo y muy repetido aunque piensen que esas cosas ya no pasan en el mundo.
Un placer leerte.

lovbs T project dijo...

cualquier parecido con el gobierno de la gente es pura coincidencia.

Ando de propagando, don Iván

aquí los links y si no es mucho perdir se aceptan reseñas de libros, sinópsis de películas, historias personales, etc. necesito material para el otro blogg

aquí los links
http://entreletrasteveas.blogspot.com/

http://thetprojetc.blogspot.com/

Pérola dijo...

Uma feliz Páscoa.
Um beijo grande.

María Cristina dijo...

saludos enormes y siempre es interesante leerte

J Ã Ð € dijo...

¡Que buen blog!

Yemiinis dijo...

Gracias por pasarte por un caffesito de mi blog esta muy linda la historia
cuidatte
La Chica Del Caffé

A Lady Blue dijo...

hola arlequín!! gracías por visitar mi recinto...

me gusta la forma en q esta escrito, así tal cual como la gente de pueblo habla, interesante la historia, aunq que sé puede esperar de la gente de gobierno...

nos seguimos leyendo...


BONNE LUNE !!!

Donata dijo...

greetings from Poland

Maryorie Nin dijo...

Wow, tremenda historia.

Cogito ergo sum dijo...

linda la musica de tu blog

ma.ol.su dijo...

Les envio saludos cordiales polaco con.