Seguidores, bienvenidos. Preparados que la función va a comenzar...

sábado, 2 de octubre de 2010

Septiembre por siempre

Casualmente en septiembre nunca escribo. Surge una impotencia que me llega hasta los huesos. No es flojera sino una especie de letargo. Los días se vuelven finitos y desesperantes como un niño que babea o hace pompas de saliva, asqueroso hasta cierto punto. Aunque tengo ideas, no logro plasmarlas en algún papel.

Parezco un fantasma de treinta días. Quisiera dormir el 31 de agosto y despertar el día 01 de octubre como si septiembre fuera sólo un sueño. Es fobia lo que tengo. No comprendo esa tenaz incertidumbre cada año. Como si me fumara algunos cigarros de marihuana, los colores se distorcionan al igual que las paredes, las letras, las mujeres, los autos, el sexo, los sonidos, los edificios, Lezama Lima (aunque Lezama Lima siempre se vuelve distorsionado sin importar la estación del año), el alcohol, la sangre... ¡vamos!, todo se vuelve un disparate. Imposible transitar por las calles con tanta locura.

Y ahora que despierto, septiembre, se ha llevado tantas horas de mi vida y yo pensando en la posibilidad de borrarlo con una goma blanca para que no deje siquiera mancha.

Quién fuera un loco frente a una computadora escribiendo a los días que se han ido como una bebida por la garganta del tiempo.



Por Sergio Iván Ramírez Huerta




7 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Te sucede como a mi pero con los tres primeros meses del año, no puedo vivirlos, quisiera cerrar los ojos -al igual que tu- y abrirlos en los primeros días de abril pero no es posible, así que hay que vivir ¿y que nos queda).

¡Sonríe ya es octubre!.


Saludos.

Bolboreteira dijo...

Bueno...lo peor de todo esto es que es tiempo irrecuperable.Aprenderás a vivirlo de otra manera. A mi me pasa con las navidades.
Saludos.

María Beatriz dijo...

A mí me sucede eso con los tres meses que dura el invierno...

Que bueno que llegamos a Octubre, no?

Saludos
Maribe

Elena dijo...

Yo no tengo aversión por ningún mes en concreto, aunque es cierto que, para mí, septiembre significa la vuelta al trabajo y ésta, no siempre es buena.

Espero que los próximos meses estén llenos de buenos momentos y que no haya que buscar una goma de borrar ;)

LadyLuna dijo...

Si tuviera que resumir tu entrada lo haría como la amargura del tiempo que pasa sin remedio.
Todos tenemos estaciones ausentes, meses, días, qué sé yo.
Escribe del hoy, del mañana.
Aunque lo que escribes del ayer es fascinante.

Un besito.

paola guillen dijo...

bonitoo blog
hey y por que septiembre que tiene en especial o mejor dicho que es lo que tiene que te consume ese mes.....

Pérola dijo...

Muito obrigado pelo carinho da visita.
Eu tentei traduzir a sua postagem mas ñ consegui,me perdoe por ñ comentar.
Abraços meu amigo.