Seguidores, bienvenidos. Preparados que la función va a comenzar...

viernes, 26 de agosto de 2011

EL VUELO DE LA TORTUGA



Si vieras la velocidad que tomaban esos plebes arriva de un carapacho. Si vieras que yo nomas les alcancé a gritar "eh, les habla mi nana. Ya nos vamos pa´l Morro a tirar playa...", pero nadie me hizo caso.

Primero se subía ese que tiene los ojos saltones como sapo. Los demás lo apuchaban como si fuera trepado en un carrito de roles. allá iban como almas que llevaba el mechudo. Y mira que parece cosa del diablo lo que pasó. Todo al modo viejo. Como si la cosa fuera adrede, pues, para que me entiendan.

Por la bajada de la iglesia, un friego de carros pasan a toda prisa, hasta parece que los que van adentro de ellos llevan un cohete en las petacas. Se me figuran de esos carritos que andan al rededor de una pista de carreras y chocan unos contra otros y la gente se emociona, los he visto en la tele. Los gabachos principalmente son los que más mitote hacen; ahí están camele y camele haber quién es el próximo que se estrella como huevo en sartén. Hay que estar bien piratón pa´ir en una de esas fregaderas. Los mentados "Nascar", ya me acordé.

Bueno, po´s resulta que los plebes no entienden de razones, pues, les vale máquina todo. Ellos andan como si nada y uno aquí haciéndose vieja con las preocupaciones.

"Aguas, plebes, aguas con los carros. Se va a enojar mi nana, mejor váyanse pa´la casa. Es peligrosa esa bajada". Y como si tuviera voz de profeta. El plebito carasapo salio juido por allá. El golpanazo se escuchó en todos lados. Asomaron las viejas mitoteras de todas las casas haber que onda. Fui la primera en llegar, pero ya ni pa´qué. Mira, vieras cómo quedó el carapacho y con eso te digo todo, fue partido en tres partes y resulta que esas cosas están duras pa quebrarse o rayarse. "Plebe, plebe, ¿estas bien?" Hasta la pregunta era fuera de guaza y torpe. Al chamaco sólo se le veían los ojitos perdidos, como si se le fundieran las pupilas de pajaro. La playa, los plebes, el automovil, la calle, la iglesia, la carita del niño... todo se hizo bermejo, bermejo y más bermejo, cada vez más profundo.




POR SERGIO IVAN RAMIREZ HUERTA



3 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

¿Se murió? Ojalá que no.

LadyLuna dijo...

Hacía tiempo que no me pasaba por aquí y, por lo que veo en la fecha de este escrito, también hace tiempo que tú no pasas por aquí.
Espero nuevas palabras, en tu blog, y en el mío.
Un besito.

Angeluskiella dijo...

Me gusta leer tu blog.
Saludos desde algún lugar de España.
Besos.