Seguidores, bienvenidos. Preparados que la función va a comenzar...

miércoles, 28 de octubre de 2015

LA TIA OLGA




—Hoy cumple un año que se murió mi tía Olga, m´hijo. Pinche vieja solterona y ridícula. Desde que la conocí me cayó como patada en la panza. Con su carita de “yo no rompo un plato” tenía a toda la familia de tu padre consintiéndola y eso que era la más verijona. Que bueno que en la mía no hay de “esas”.
Sí. Ya sé que tú la vas a defender pues te tenía bien mimado. Decías que era muy buena ya que cuando andaba media entonada, te abrazaba y te daba dinero y hasta decía que eras su sobrino favorito. ¡Uta madre! Eso mismo le decía a tu primo Betito o al Juancho o al primero que agarrara. Era muy mentirosa, m´hijo. A lo mejor por eso nunca se casó porque fea no era. Salió re buena pa´ la mentira.
Una vez llevó a un muchacho a comer a la casa de tu abuela, que en paz descanse también. Era un pretendiente y no se veía ni tan jodido ni tan pior. Se sentaron a la mesa y tu tía arrimó como tres tenedores, cuatro cucharas y dos cuchillos por plato, acá como al estilo francés.
Tu abuela hizo de comer albóndigas y pa´ luego las sirvió. La Olga probó la comida y que se agarra a hablar en inglés, según ella “than exquisite food, liked you?”. El muchacho no dijo nada ni pio siquiera. No le entendió ni madres y yo tampoco. Apuesto a que Olga, que es la más indiada de todos, no supo ni lo que dijo. Tu abuela se puso colorada de la vergüenza, nomás pelaba los ojos y arrimaba la sal, luego una silla y la salsa y otro plato. No le atinaba a lo que aquella seguía diciendo: “I love Mother” y puras de esas.
Yo quería soltar la carcajada pero me aguanté por respeto a la familia de tu padre. Ya encerrada en el cuarto estallé en carcajadas y del muchacho aquel nunca se volvió a saber. No. Tu tía se pasaba de lanza a veces. Los domingos nunca faltaba a la misa de once. Iba a esa hora no porque no se levantara más temprano, sino que había más hombres y era lo que buscaba la cabrona. Siempre iba bien bañadita y perfumada, con faldas hasta la rodilla, zapato de tacón alto y maquillada como si fuera a una fiesta.
De religión no sabía ni un pelo pero pa´l despiste se llevaba su Biblia, claro, era de las últimas en llegar a la iglesia y se iba hasta adelante pa´ que todos la vieran. Ni el nombre que tenía le gustaba y mucho menos los apellidos. Cuando andaba en la calle pasaba de ser Olga Ramírez Guajardo a María Fernanda Velazco. No está tan acá el nombrecito pero al decirlo se henchía como pavorreal.
Ella afirmaba que vivió durante mucho tiempo en Los Ángeles o San Diego, no recuerdo bien, pero era una de esas ciudades gabachas repletas de mexicanos. A las visitas les presumía su colección de tazas y llaveritos de todo México: “que éste me lo regaló Zutano, cuando fuimos a vacacionar a Querétaro; que este otro, Perengano, cuando visitamos la pirámide de la luna; que éste más me lo dio el presidente municipal de quién sabe dónde”... Puras mentiras.
Yo la caché varias veces comprando esos “recuerditos” en el tianguis. Lo peor del caso es que la gente le creía y la tenían como una mujer de mundo. La verdad es que nunca salió del pichurriento pueblo bicicletero donde vivía. Nunca se casó. ¡Cabrona!
A veces hasta he llegado a pensar que era la mujer más feliz del mundo porque nunca tuvo que batallar con los chamacos y la pansa de gelatina que te dejan ni con el marido que no quiere meter la cuchara en la gelatina por las noches, ni soportar a la suegra ni hacer talacha de la casa. Era la princesa de tu abuela y la servía en todo, una especie de Gordolfa Gelatina y Doña Naborita.
Lo que nunca pensó fue que la viejilla se iba a ir primero al pozo y como la pendeja de Olga no sabía hacer ni madre, pues lueguito estiró la pata.

Pero bueno, mejor le paro si no capaz que se me aparece por andar de mamona. Si Dios fuera tan bondadoso me hubiera puesto en su lugar y a ella en el mío para que viera la chinga que me estoy llevando. Ni veladoras le voy a prender, para ver si se toma la molestia de andar penando siquiera. ¡Cabrona! 

POR SERGIO IVÁN RAMÍREZ HUERTA


5 comentarios:

Katrina dijo...

Este me ha gustado mucho. Se me hizo corto =)
Buen blog!

Saludos

ReltiH dijo...

UFFFF. EXCELENTE RELATO, TE QUEDÓ DE PUTA MADRE!!!! UN PLACER VISITAR TU ESPACIO.
UN ABRAZO

AMALIA INCHAUSTI dijo...

Un buen relato

Muchas gracias por tus palabras.
Un saludo

Ceciely dijo...

De esas tías hay muchas...
Cuentas la realidad del diario vivir de forma espontánea y divertida.
Buena entrada y buen blog.
Gracias por tu visita.
Saludos cordiales.

Dunames dijo...

HE VUELTO, JAJAJA SIEMPRE ME HA FASCINADO TU FORMA DE ESCRIBIR Y COMO LLEGAN TUS PERSONAJES A REPRESENTAR YA SEA UNA TÍA, UNA ABUELA O ALGUN FAMILIAR ASÍ.
SALUDOS ARLEQUINCITO, BESOS