Seguidores, bienvenidos. Preparados que la función va a comenzar...

miércoles, 31 de agosto de 2016

ECO, ENAMORADA






Eco, enamorada de Narciso, buscaba al joven que en algún momento entró al estanque. Ella estaba preparada y dispuesta. Anhelaba un alma que le partiera el cuerpo, una especie de ὀργασμός, como incitación al primer éxtasis. "Narciso", una voz que le recorría en reiteradas ocasiones. Una voz repetida, sonora, triste y sin contestación. Recorrió con la vista el lugar, lo buscó en el borde del agua y en el centro, irónicamente hermosa. Un resquicio de hombre se alejaba en lo más profundo de un beso.  Se quedó absorta, se le cayó la sombra y se convirtió en reflejo, intentó hablar y le escaparon sonidos huecos, viejos, incapaces de decir algo. "Narciso, no te vayas. Quédate a mi lado... a mi lado, deshojando flores blancas... blancas, como las que empiezan a crecer en la orilla... en la orilla." 


Sergio Iván Ramírez Huerta




2 comentarios:

Rayén dijo...

Que hermoso relato, las flores blancas y bellas deben ser el reflejo del amor de Eco hacia Narciso y del deseo de encontrarse con ese amor único.
Muchos saludos.

ReltiH dijo...

UNA HISTORIA MUY ROMÁNTICA...!
ABRAZOS